sábado, 24 de enero de 2015

Reclamación de indemnización en caso de accidentes de tráfico: “20 ideas importantes y un consejo desesperado” (Parte 1)

Sí, a veces los accidentes de tráfico, sus circunstancias, la reclamación de daños personales y materiales son un auténtico poema, muchas veces (desafortunadamente) dramático. Por eso, y parafraseando a Pablo Neruda, empezaremos en esta primera parte con las 10 primeras ideas diciendo que:

1.- Siempre que alguien sufre un accidente de tráfico tiene derecho a ser indemnizado (seas conductor, motorista, peatón, ciclista o tractorista…) salvo que la culpa del siniestro sea exclusiva de la víctima.

2.- “Para que nada nos separe que nada nos una”.

Las aseguradoras, al momento del siniestro, suelen invitar al asegurado a “hacer uso” de sus servicios jurídicos, de sus abogados. ¡Error!. Recuerda para quien trabajan. Un abogado independiente de la compañía solamente velará por tus intereses. 

3.-  Tanto si has sufrido daños materiales como personales, guarda muy bien todos los documentos relacionados con los mismos. He dicho todos: no sólo facturas sino  también, partes de la Seguridad Social, informes privados, presupuestos de gastos, partes de urgencia…etc. Serán determinantes para fijar la cantidad que tendrás derecho a percibir.

4.- Los ocupantes de un vehículo, sean o no familiares del conductor, siempre se considerarán terceros a todos los efectos por lo que tendrán derecho a ser indemnizados por el seguro del vehículo incluso aunque  la culpa sea exclusiva del propio conductor del vehículo. 

5.- Si el responsable del siniestro conducía bajo los efectos del alcohol o drogas, su aseguradora, lógicamente, tendrá que responder de los daños causados, pero después podrá reclamar los mismos a ese asegurado. “Si bebes no conduzcas, my friend”.

6.-  Aunque no es una cobertura en la que nos percatemos al contratar nuestro seguro del automóvil, las pólizas de seguro incluyen una cobertura de defensa jurídica que cubrirá, con el límite contratado, el abono de honorarios del abogado que hayas contratado para defender tus derechos.

7.- En caso de daños personales, nunca pierdas la perspectiva de que tu salud es lo más importante, por lo que no escatimes en gastos a fin de recuperarte lo antes posible. Un buen letrado conseguirá que todo lo abone la aseguradora responsable.

8.- ¿Cuál será la diferencia entre tener paciencia para nada y perder el tiempo?.

No te conformes nunca con la primera cantidad que te ofrezca la aseguradora, tengas abogado o no. Siempre será menos de lo que te corresponda. No olvides además que la indemnización no sólo debe cubrir los daños personales y los materiales sino otra serie de aspectos como el lucro cesante que puedas haber sufrido por el accidente (es decir, lo que hayas podido dejar de ganar por ejemplo por no poder trabajar), posibles daños morales... Etc. Nuestro ordenamiento jurídico busca la restitución íntegra del daño generado a la víctima. 

9.-  La valoración de los daños personales se valoran por lo que se denomina el “baremo” que es una tabla que valora en puntos de secuelas esos daños sufridos y fija una cantidad (actualizada anualmente) por cada punto que sea reconocido. A la par, tendrás derecho a una indemnización por los días de baja (hospitalarios o no, impeditivos o no) distintos de lo que te pueda abonar la seguridad social.

10.- Las citadas cantidades deberán ser incrementadas por el factor de corrección (que depende de los ingresos de la víctima) y que habitualmente será de un 10%. Es práctica habitual que la aseguradora te pida, dentro del ámbito de un acuerdo que permita poner fin a la reclamación, que se renuncie a este factor.

Si quieres conocer el resto de ideas sigue leyendo nuestra parte 2.

¿Has sufrido un percance de tráfico y quieres proteger tus derechos frente a la aseguradora? ¿Tienes alguna duda al respecto?  Seguro que podemos ayudarte. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario